Conocer para respetar

El lema de la Cátedra Adama es “conocer para respetar”.

Estos son algunos ejemplos que se pueden mejorar profundizando en el conocimiento de las malas hierbas:

  • Situaciones en las que se aplican tratamientos herbicidas sin conocer cuáles son las especies de malas hierbas que causan el problema.
  • Situaciones en las que se aboga por la prohibición de herramientas necesarias para el control de arvenses.
  • Situaciones en las que se aplican métodos de control (químicos o no químicos) con retraso sobre el momento de mayor vulnerabilidad de la mala hierba, lo cual implica mayor coste (económico y ambiental), menor eficacia y menor rentabilidad.
  • Las malas hierbas son las causantes de las mayores reducciones de rendimiento por problemas fitosanitarios en los cultivos y las que ocasionan el mayor consumo de fitosanitarios. La solución no pasa por prohibir ni por cambiar el nombre, si no por conocerlas mejor.